La mujer de las naranjas

Marzo 7, 2011 02:06 0 comentarios

Cuando la observé al llegar con su estatura pequeña y frágil, se sujetaba de las paredes de la consulta porque no veía, solo advertía la luz.

Belkis Ortega Ruiz

Se sentó y me dijo: Doctora, hace años no distingo mis naranjas.

No veo a mis hijas ni a los nietos, agregó con tristeza, aunque nos sonrió con una dulzura que nos unió a todos en un silencioso abrazo.

Le diagnosticamos catarata bilateral total, es decir, en ambos ojos, y ella sólo preguntaba: ¿Voy a volver a ver mi finca y mis hijos?

Letty Wog es de Los Ríos y tiene 78 años, pero vino a Latacunga porque le hablaron de los “milagros” que le hacen en los ojos aquí a la gente ciega; según expresó la hija, “tenemos esperanza que ustedes le devuelvan la visión”.

Operamos primero el ojo derecho, en junio del 2010, y en cuanto extraíamos la catarata anunció regocijada: Doctora, veo sus manos.

Al día siguiente, al destapar el ojo, su sonrisa dulce fue grande, y nos abrazó.

Ya no tuvo necesidad de sujetarse de las paredes de la consulta. Regresó Letty al mes, y caminaba por los pasillos de la clínica como cualquiera de nosotros; me reconoció y abrazó de nuevo: su visión se había recuperado en un 80 por ciento.

La primera pregunta fue si ya podía subir a las plantas de naranja, pero tuve que responderle que todavía: “No hay que exagerar, aún tiene que esperar un poco”.

En octubre del 2010 regresó Letty a operarse el ojo izquierdo, con el cual alcanzó igualmente, al cabo de un mes, un 80 por ciento de visión.

Ahora, cuando nos visita, anda por la clínica con una sonrisa dulce como sus naranjas, las que probamos el fin de año. (PL)

* Cirujana oftalmóloga cubana, integrante de la Misión Milagro en la ciudad ecuatoriana de Latacunga.


Share it / Compartir:

Responder


*


− 3 = uno



The Prisma News